Principal K1Project Hiroshima y Nagasaki: los efectos a largo plazo sobre la salud

Hiroshima y Nagasaki: los efectos a largo plazo sobre la salud

Ilustración de Etienne Cipriani

Tras la explosión atómica sobre Hiroshima,

muchos supervivientes temían que nada creciera en la tierra diezmada. Cuando llegó la primavera de 1946, los ciudadanos de Hiroshima se sorprendieron al encontrar el paisaje salpicado de los pétalos rojos en flor de la adelfa. La flor de la adelfa, llamada kyochikuto en japonés, disipó las preocupaciones de que la ciudad destruida había perdido toda su fertilidad e inspiró a la población con la esperanza de que Hiroshima se recuperara pronto del trágico bombardeo.

Ahora la flor oficial de Hiroshima, la adelfa ofrece un hermoso símbolo para la ciudad en su conjunto; mientras que algunos temían que la ciudad y su población fueran irreparablemente destruidas, permanentemente aisladas de la normalidad por los efectos de la radiación, muchos se sorprenderían al enterarse de los limitados efectos a largo plazo sobre la salud que han tenido los ataques nucleares contra Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945.

En los primeros meses después del bombardeo ... entre 90.000 y 166.000 personas murieron en Hiroshima, mientras que otras 60.000 a 80.000 murieron en Nagasaki.

En los primeros meses después del bombardeo, la Radiation Effects Research Foundation (una organización cooperativa entre Japón y EE. UU.) Estima que entre 90.000 y 166.000 personas murieron en Hiroshima, mientras que otras 60.000 a 80.000 murieron en Nagasaki. Estas muertes incluyen a los que murieron debido a la fuerza y ​​al calor insoportable de las explosiones, así como a las muertes causadas por la exposición aguda a la radiación.

Si bien estas cifras representan estimaciones imprecisas, debido al hecho de que se desconoce cuántos trabajadores forzosos y personal militar estaban presentes en la ciudad y que en muchos casos familias enteras fueron asesinadas, sin dejar a nadie para reportar las muertes, las estadísticas sobre el largo plazo los efectos han sido aún más difíciles de determinar.

Aunque la exposición a la radiación puede causar un efecto agudo y casi inmediato al matar células y dañar directamente el tejido, la radiación también puede tener efectos que ocurren a mayor escala, como el cáncer, al causar mutaciones en el ADN de las células vivas. Las mutaciones pueden ocurrir espontáneamente, pero un mutágeno como la radiación aumenta la probabilidad de que ocurra una mutación. En teoría, la radiación ionizante puede depositar energía de ruptura de enlaces moleculares, que puede dañar el ADN, alterando así los genes. En respuesta, una célula reparará el gen, morirá o retendrá la mutación. Para que una mutación produzca cáncer, se cree que se deben acumular una serie de mutaciones en una célula determinada y su progenie. Por esta razón, pueden pasar muchos años después de la exposición antes de que se haga evidente un aumento en la tasa de incidencia de cáncer debido a la radiación.

Mapa de daños en Hiroshima

Entre los efectos a largo plazo que sufrieron los supervivientes de la bomba atómica, el más mortal fue la leucemia. Un aumento de la leucemia apareció unos dos años después de los ataques y alcanzó su punto máximo entre cuatro y seis años después. Los niños representan la población más afectada. El riesgo atribuible (la diferencia porcentual en la tasa de incidencia de una afección entre una población expuesta y una no expuesta comparable) revela el gran efecto que tuvo la radiación en la incidencia de leucemia. La Radiation Effects Research Foundation estima que el riesgo atribuible de leucemia es del 46% para las víctimas de bombas.

Para todos los demás cánceres, el aumento de la incidencia no apareció hasta alrededor de diez años después de los ataques. El aumento se observó por primera vez en 1956 y poco después de que se iniciaran los registros de tumores tanto en Hiroshima como en Nagasaki para recopilar datos sobre el exceso de riesgo de cáncer causado por la exposición a la radiación. El estudio más completo sobre la incidencia de cáncer sólido (es decir, cáncer que no es leucemia) fue realizado por un equipo dirigido por Dale L. Preston de Hirosoft International Corporation y publicado en 2003. El estudio estimó la tasa atribuible de exposición a la radiación al cáncer sólido significativamente más bajo que el de la leucemia: 10,7%. Según el RERF , los datos corroboran la regla general de que incluso si alguien está expuesto a una dosis de radiación de cuerpo entero apenas sobrevivible, el riesgo de cáncer sólido no será más de cinco veces mayor que el riesgo de un individuo no expuesto.

Casi setenta años después de que ocurrieron los atentados, la mayor parte de la generación que estaba viva durante el ataque ha fallecido. Ahora se ha prestado mucha más atención a los hijos de los supervivientes. Con respecto a las personas que habían estado expuestas a la radiación antes de nacer ( en el útero ), estudios, como uno dirigido por E. Nakashima en 1994 , han demostrado que la exposición provocó un aumento del tamaño de la cabeza pequeña y discapacidad mental, así como un deterioro del crecimiento físico. Personas expuestas en el útero También se encontró que tenían un menor aumento en la tasa de cáncer que los sobrevivientes que eran niños en el momento del ataque.

Una de las preocupaciones más inmediatas después de los ataques con respecto al futuro de Hiroshima y Nagasaki fue qué efectos en la salud tendría la radiación en los hijos de los sobrevivientes concebidos después de los atentados. Hasta aquí , no se ha observado un exceso de enfermedad relacionado con la radiación en los hijos de los supervivientes, aunque se necesita más tiempo para saberlo con certeza. Sin embargo, en general, la salud de las nuevas generaciones en Hiroshima y Nagasaki brinda confianza en que, como la flor de la adelfa, las ciudades continuarán emergiendo de su destrucción pasada.

El piloto del Enola Gay, Paul Tibbets, tomó esta foto de las secuelas.

Quizás lo más tranquilizador de esto es la vista de los paisajes urbanos mismos. Entre algunos, existe el temor infundado de que Hiroshima y Nagasaki todavía sean radiactivos; en realidad, esto no es cierto. Después de una explosión nuclear, existen dos formas de radiactividad residual. El primero son las consecuencias del material nuclear y los productos de fisión. La mayor parte se dispersó en la atmósfera o se la llevó el viento. Aunque algunos cayeron sobre la ciudad como lluvia negra, el nivel de radiactividad actual es tan bajo que apenas se puede distinguir a partir de las trazas presentes en todo el mundo como resultado de las pruebas atmosféricas en las décadas de 1950 y 1960. La otra forma de radiación es la activación de neutrones. Los neutrones pueden hacer que los materiales no radiactivos se vuelvan radiactivos cuando son atrapados por núcleos atómicos. Sin embargo, dado que las bombas detonaron muy por encima del suelo, hubo muy poca contaminación, especialmente en contraste con los sitios de pruebas nucleares como los de Nevada. De hecho, casi toda la radiactividad inducida decayó a los pocos días de las explosiones.

Hoy en día, la vivacidad de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki sirve como recordatorio no solo de la capacidad humana para regenerarse, sino también de hasta qué punto el miedo y la desinformación pueden llevar a expectativas incorrectas. Después de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, muchos pensaron que cualquier ciudad atacada por un arma atómica se convertiría en una tierra baldía nuclear. Si bien las secuelas inmediatas de los bombardeos atómicos fueron horrendas y de pesadilla, con innumerables bajas, las poblaciones de Hiroshima y Nagasaki no permitieron que sus ciudades se convirtieran en el tipo de tierra baldía que algunos pensaban que era inevitable. Esta experiencia de puede servir como lección en el presente cuando gran parte del público e incluso algunos gobiernos han reaccionado radicalmente ante el accidente de Fukushima, en medio de la tragedia, queda esperanza para el futuro.

Otras lecturas:

Bibliografía:

D. L. Preston, E. Ron, S. Tokuoka, S. Funamoto, N. Nishi, M. Soda, K. Mabuchi y K. Kodama. (2007) Incidencia sólida de cáncer en supervivientes de bombas atómicas: 1958-1998 . Investigación sobre radiación 168: 1, 1-64

E. J. Grant, K Ozasa, D. L. Preston, A Suyama, Y Shimizu, R Sakata, H Sugiyama, T-M Pham, J Cologne, M Yamada, A. J. De Roos, K. J. Kopecky, M. P. Porter, N Seixas y S Davis. (2012) Efectos de la radiación y los factores del estilo de vida sobre los riesgos de carcinoma urotelial en el estudio de duración de vida de los supervivientes de la bomba atómica . Investigación Radiológica 178:1, 86-98

'Efectos de la radiación en la salud'. - Fundación de Investigación de Efectos de Radiación . Fundación para la Investigación de los Efectos de las Radiaciones, 2007. Web. 29 de julio de 2012.

W. F. Heidenreich, H. M. Cullings, S. Funamoto y H. G. Paretzke. (2007) ¿Promoción de la acción de la radiación en los datos de carcinogénesis de supervivientes de la bomba atómica? . Investigación Radiológica 168:6, 750-756

Etiquetas Hiroshima Nagasaki

Artículos De Interés

La Elección Del Editor

¿Detecta una garrapata? Toma una foto
¿Detecta una garrapata? Toma una foto
Los científicos ciudadanos pueden ayudar a combatir la enfermedad de Lyme con The Tick App, una aplicación gratuita para teléfonos inteligentes desarrollada por Maria Diuk-Wasser y sus colegas.
James Meredith '68: un pionero de la justicia racial
James Meredith '68: un pionero de la justicia racial
Después de arriesgar su vida para eliminar la segregación de Ole Miss en 1962, Meredith continuó su activismo en la Facultad de Derecho de Columbia.
Versión actual de Chrome
Versión actual de Chrome
Aquí puede verificar o encontrar fácilmente la versión actual de Chrome y la última versión de Google Chrome para su sistema. Vea cómo actualizar el navegador Google Chrome
Debido a la pandemia de COVID-19, esta y las siguientes sesiones de Crítica 13/13 fueron suspendidas. Lea la introducción a Critique 11/13 aquí.
Debido a la pandemia de COVID-19, esta y las siguientes sesiones de Crítica 13/13 fueron suspendidas. Lea la introducción a Critique 11/13 aquí.
El consumo problemático de cannabis aumenta en los estados donde las drogas son legales
El consumo problemático de cannabis aumenta en los estados donde las drogas son legales
El trastorno por consumo de cannabis, también conocido como consumo problemático, entre los adultos aumentó después de la legalización del consumo recreativo de marihuana, según un nuevo estudio de la Facultad de salud pública Mailman de la Universidad de Columbia y la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York. Entre los adultos de 26 años o más, el consumo de marihuana en el último mes después de la legalización fue un 26 por ciento más alto que en los estados no recreativos. Similar,
Programas
Programas
Ayudando a los pastores en África a adaptarse al cambio climático
Ayudando a los pastores en África a adaptarse al cambio climático
Un pastor de ganado migratorio en Bur